ACTUALIDAD ACTIVIDADES
Hacia una Agenda de Igualdad de Genero
12/05/2017

 

En el marco de un ciclo organizado por la Fundación Estrategia Argentina bajo el lema “Hacia una Agenda de Igualdad de Género” se llevó adelante este viernes la charla “Violencia de Género y Femicidios: un abordaje desde la justicia, la política y la sociedad civil”. Como panelistas contamos con la participación de la concejal de Esteban Echeverría Carla Bartucci, con la Jueza del Juzgado de Familia Nº12 de Lomas de Zamora Alicia Taliercio y con la Presidenta de la Asociación Civil La Casa del Encuentro Ada Beatriz Rico. En tanto que la concejal de Vicente López Sofía Vanelli ofició de moderadora del debate.

 

Quien rompió el hielo fue la concejal Carla Bartucci, quien además es la Presidenta de la Comisión de Género del Colegio de Abogados de Lomas de Zamora, y fue la primera del panel en expresar su punto de vista y el resultado de algunas investigaciones que ha llevado adelante. “Siempre hablamos de violencia de género y creemos que sabemos qué significa pero muchas veces se naturalizan hechos de microviolencia de género en nuestra sociedad”, comenzó diciendo a modo de reflexión. “Cuando hablamos de violencia de género hablamos en algún punto de la desigualdad que tenemos en nuestra sociedad entre hombres y mujeres, violando el artículo 16 de nuestra Constitución Nacional que establece el principio de igualdad para todos los habitantes de la Nación. Yo creo que si bien es correcto hablar de igualdad es más acertado hablar de equidad, equidad en la vida para llegar a la igualdad”, sostuvo.

 

La concejal de Esteban Echeverría contó sobre un trabajo histórico que hizo junto a una socióloga donde revisaron frases y premisas de grandes filósofos en el origen de nuestra civilización como Pitágoras, Mahoma, Lutero, Aristóteles, Kant, Rousseau, entre otros. Con este trabajo buscaban trazar una línea histórica y ver cómo ha ido evolucionando nuestra sociedad respecto al comportamiento machista. “Estos pensamientos son parte de nuestra constitución como sociedad y del establecimiento de nuestras normas de convivencia, de nuestras leyes. Estamos inmersos en una sociedad patriarcal, sexista, machista. La génesis de la violencia de género surge en este sistema patriarcal de sometimiento de la mujer o de supremacía del hombre sobre la mujer. Este sistema viene tan rígido y de jerarquía del hombre sobre la mujer desde hace tantos años, que uno piensa estamos en un proceso de cambio pero cuántos años nos va a llevar revertir esta situación”, señaló.

 

Por su parte, la Presidenta de La Casa del Encuentro Ada Beatriz Rico, repasó los principales puntos del informe que realiza esta asociación civil sobre femicidios del 2016 que fue presentado en febrero en el Senado de la Nación. Contó el caso de Adriana Marisel Zambrano, un emblema en la lucha contra el femicidio, asesinada por la ex pareja de manera muy cruel cuando tenía 28 años, en Pampalá, en la provincia de Jujuy. La Justicia le aplicó la figura de homicidio preterintencional -para la Justicia la asesinó sin querer-, fue condenado con la mínima a 5 años de prisión y beneficiado luego con salidas transitorias. Adriana tenía una hija de 9 meses que hoy ya tiene 9 años y la familia de Adriana sigue luchando para que el padre pierda la patria potestad. “Tenemos una justicia que no escucha a la familia, que no protege a esa niña”, afirmó.

 

“Empezamos en el 2008 a realizar el informe porque no había estadísticas oficiales, es decir que no había forma de visibilizar lo que sí existía, porque los femicidios existieron siempre aunque no se los llamara así y quedaran en el ámbito de los privado. En 2016 fueron 290 mujeres las asesinadas en nuestro país sólo por lo que publican los medios de comunicación y 37 femicidios vinculados de hombres y de niños. En valores absolutos las provincias que más femicidios tienen son Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza. Pero si observamos por tasa de habitante son Jujuy, Tierra del Fuego, Santa Cruz y Chubut las que ocupan los primeros lugares. En promedio en estos últimos 9 años cada 30 horas una mujer es asesinada por violencia de género”, resumió.

 

Luego enumeró una serie de demandas que llevan delante desde su organización pero también desde el conjunto de las organizaciones que luchan por visibilizar la violencia de género y los femicidios. Que haya cumplimiento efectivo del Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres; cumplimiento de una Única Estadística oficial sobre violencia sexista y femicidios; incluir en las estadísticas de femicidios que publica la Corte Suprema de Justicia los casos en que los que el agresor se suicida y la inclusión de los travesticidios; capacitaciones obligatorias a jueces, fiscales, abogados y fuerzas de seguridad en materia de género; tratamiento en el Senado del proyecto de Ley sobre suspensión de la responsabilidad parental del femicida condenado; tratamiento del proyecto de Ley “Brisa” de reparación económica a hijas e hijos de víctimas de femicidios hasta la mayoría de edad; ley nacional para que personas denunciadas por violencia de género no puedan ejercer cargos públicos o la suspensión de los mismos hasta el cese de la causa; apertura de Oficinas de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia en todas las provincias; reglamentación y puesta en marcha del cuerpo de abogados para víctimas de violencia de género (Ley 27210) para garantizar el acceso a la justicia con patrocinios jurídicos gratuitos; y asignación de un subsidio económico equivalente a una jubilación mínima por tres años a las mujeres en situación de violencia, entre otros puntos.

 

Finalmente la jueza del Juzgado de Familia Nº12 de Lomas de Zamora, Alicia Taliercio, desde su experiencia en la Justicia señaló que “si bien el uso de drogas y alcohol puede influir, hay muchos casos de violencia donde no hay consumo. Con o cual mucha gente se pregunta, ¿pero entonces el hombre nace malo? No nace malo, lo hace malo el entorno. Detrás de cada victimario hay una víctima, porque fue víctima en algún momento de un matrimonio violento, de una pareja violenta, en su hogar, con algún familiar o allegado. Si hay casos de violencia de pequeños, si uno no corta eso y no logra trabajarlo en profundidad, lo que comúnmente sucede es que los varones de esa familia serán violentos y las mujeres buscarán hombres violentos. Hay pautas que si no se corrigen se repiten muchas veces, porque repiten sus historias”, consideró.




newsletter
Registrese y reciba
todas las novedades